ColombiaColombia
Detalle
ISBN 978-958-5421-13-4

Entre disimetría y reciprocidad
El reconocimiento mutuo según Paul Ricoeur

Autor:Prada Londoño, Manuel
Colaborador:Castelblanco Caro, William Ezequiel (Editor Literario)
Editorial:Editorial Aula de Humanidades SAS
Materia:190 - Filosofía moderna occidental
Clasificación Thema::QDTS - Filosofía social y política
Público objetivo:Profesional / académico
Colección:Fenomenología y hermenéutica
Disponibilidad:Disponible
Estatus en catálogo:Activo
Publicado:2017-04-21
Número de edición:1
Número de páginas:298
Tamaño:23x16cm.
Precio:$53.000
Encuadernación:Tapa blanda o bolsillo
Soporte:Impreso
Idioma:Español

Reseña

La tesis fundamental de la filosofía de Ricoeur consiste en afirmar que la posición del yo no es inmediata, sino que coincide con la experiencia de la vida, es decir, con el itinerario de la vida. Literalmente, el yo es una reflexión, y la reflexión, en el mejor de los casos, coincide con el camino de la vida. En tal camino, las experiencias más decisivas son obviamente las relacionadas con los demás; la relación con otras personas, en las que hay que subrayar ambas palabras: el sustantivo personas, y luego el pronombre otras. Nos relacionamos con otras personas, es decir, con otros sujetos capaces de reflexión, que son realmente otros. Es decir, que nos abren a la experiencia de la alteridad personal. Para dar cuenta de la riqueza de las relaciones personales, Ricoeur cree necesario recurrir a la dialéctica entre disimetría y reciprocidad.

La tesis de Manuel Prada que da origen a este libro se centra en esa dialéctica, tratada muy en especial en la obra ricoeuriana Caminos del reconocimiento. El estudio se lleva a cabo con una rigurosidad y una paciencia encomiables. Si lo más importante es conectar con el autor estudiado, Manuel Prada ha conseguido lo más importante. Con su obra ha conseguido, sin estridencias, el tacto del contacto.

Pero esta obra se enmarca en un encuentro. Un encuentro personal al que debo referirme en primera persona, en relación con el cual quiero manifestar esencialmente una cosa: mi agradecimiento sincero a Manuel Prada por haberme permitido acompañarle en su formación académica, por haberme brindado su amistad, y por haberme mostrado su generosidad en todo tipo de circunstancias. Creo que es esta generosidad la prueba más evidente de que, en mi amigo y colega, la teoría tiene sentido porque enraíza la vida. Sólo con esta unión adquiere toda su fuerza y toda su riqueza la implicación radical en eso que llamamos «filosofía».

Contáctenos:

Cámara del Libro. Calle 35 No.5A-05 / Tel. (571) 3230111