ColombiaColombia
Detalle
ISBN 978-958-49-0965-7

Retorno a casa, el viaje ha terminado

Autor:Palacio Upegui, Sergio Alejandro
Colaboradores:López Ospina, Ana Margarita (Coordinador Editorial)
López Orozco, Elizabeth (Diseñador)
Editorial:Palacio Upegui, Sergio Alejandro
Materia:910.4 - Relatos de viajes
Clasificación Thema::WTL - Literatura de viajes
JHMC - Antropología social y cultural, etnografía
1KLS - Sudamérica
Público objetivo:General
Disponibilidad:Disponible
Estatus en catálogo:Próxima aparición
Publicado:2020-12-10
Número de edición:1
Número de páginas:232
Tamaño:14x21.5cm.
Precio:$20.000
Encuadernación:Tapa blanda o bolsillo
Soporte:Impreso
Idioma:Español

Reseña

Colombio de las Estrellas o Sergio Alejandro Palacio Upegui no pudo conciliar realidades de la constelación familiar: ¿Qué es más importante para vivir y morir en paz? Halló la banca de madera y durmió profundo. A las 3:00 de la madrugada despertó: “¡Estoy en la calle!”, se dijo; luego un pensamiento le llegó y cesó a las 8:00 de la mañana: “Vete para la Patagonia, toma la carretera Panamericana, no te desvíes ni a la derecha ni a la izquierda y consigue un trabajo”. “Me enloquecí”, pensó.
Y así fue y se fue lejos. Pisó la línea blanca de la locura, paso a paso, en ese viaje a pie y sin dinero hacia la helada lejanía. Todo el mundo le ayudó. Ni se ensució; cuando tuvo la necesidad de lavarse las manos, se las lavó. Nunca pensó en dónde iba a dormir ni qué iba a comer. Se le abrió el camino de regreso al hogar de la libre y feliz existencia humana: inexistencialismo donde halló a Dios.
La generosidad de la mano de lo humano lo llevó a los confines de un mundo en otra realidad.
Pasó fronteras del sur abriendo puertas, portales de energía. Al fin, más allá del fin del mundo, descongeló su esencia con el calor humano en la reserva natural de la biosfera de Cabo de Hornos. Giró un poco hacia la reserva de Torres del Paine. Allí, alineado por Orión, volvió al hogar, viajando por las estrellas. De regreso a Colombia, la Patagonia llegó con él.
Retorno a casa, el viaje ha terminado lleva el punto final en el título. Ahí termina todo: relatos, reflexiones, normas, niveles de conciencia, líneas de tiempo de un mundo conocido, hacia una realidad única, desconocida, de creación verdadera. Deja en la inexistencia cualquier mesianismo, obstinación o ego de la existencia.

Contáctenos:

Cámara del Libro. Calle 35 No.5A-05 / Tel. (571) 3230111